cafe3

Café Society, Woody Allen, 2016

Café Society

Woody Allen, 2016

Por Pau Lluís Gumiel

El metacine, como demuestra el primer monográfico realizado en esta web, da muchísimo juego en términos cinematográficos, tanto en la realización de filmes como en estudio teóricos sobre este. Woody Allen se ha subido a este carro tras una serie de películas de resultado muy irregular en los últimos años. Dicho esto, Café Society se podría definir como una agradable sorpresa dentro de la filmografía reciente del director, un filme ligero y disfrutable, aunque lejos de algunas de sus obras maestras como Match Point o Zelig.

 

Enmarcada dentro del glamouroso mundo del Hollywood de los años 30, nos presenta a un Jesse Eisenberg encarnando a un alter ego de Woody Allen escalando en la cadena trófica de la industria de Hollywood. En este camino caerá a los pies de una joven secretaria (Kristen Stewart) y deberá lidiar con un triángulo amoroso con un tercer individuo que en aras del misterio no revelaré.

cafe2

Cabe destacar a Eisenberg como un Allen muy acertado, así como a la mayoría del resto de los actores, con especial mención a Carrell, siendo este un caradura de proporciones considerables, pero un caradura necesario para el entorno mostrado en la película. Dentro de las interpretaciones, la parte más débil es la de Kristen Stewart, que no es capaz de resultar tan convincente como sí lo son la mayoría de personajes.

 

En términos visuales es donde el filme brilla con luz propia, ya que Vittorio Storaro ha conseguido una maravillosa fotografía que nos traslada con una facilidad pasmosa a la época que pretende representar. Luces tenues, tonos amarillentos y despachos de lámparas contrastadas nos remiten automáticamente a aquellas turbulentas e intensas épocas. Los movimientos de cámara también destacan dentro de la trayectoria de Allen, siendo estos muy limpios, con zooms y travellings hechos a  través de Steady cam, que ayudan a incrementar la sensación de perfección y elegancia en las imágenes.

 

En conclusión, un soplo de aire fresco dentro de la filmografía del director, posiblemente su mejor película desde Midnight in Paris, demostrando que quizá este periplo de turista europeo de los últimos años debería ir tocando a su fin. Veremos si sigue con el tino acertado de cara al reciente estreno de su serie en Amazon.